IMAGEN PRINCIPAL

IMAGEN PRINCIPAL

Graciela Montes en el Ciclo Loqueleo

El 18 de septiembre se realizó el Ciclo Educación Arte y Literatura Infantil y Juvenil de Loqueleo, con Graciela Montes como invitada más que especial. Tuve el privilegio de estar muy cerquita, filmando el evento para la editorial. No lo olvidaré nunca. La entrevista la hizo Fabíola Etchemaite, y ya se puede ver en Youtube.



A la salida de la charla y en los días siguientes escuché distintos comentarios de colegas de la LIJ. Una mayoría encantada con la posibilidad de verla en vivo, de escuchar a alguien que había decidido retirarse por completo. Pero también hubo quien saliera con cierta insatisfacción, esperando más.

Me quedé pensando que a veces vamos a determinados encuentros con la expectativa de escuchar frases de efecto, la cita justa para poner entre comillas y poder decir que una o tal cosa nos partió la cabeza. Pensé también que fue, justamente, algo de lo que Graciela quiso huir. Esa presión de tener que ser siempre contundente. Incluso, huir de un cierto "acoso", como ella misma dice en la entrevista que le hizo Mario Méndez este año en el marco de la Feria del Libro.

Una de las palabras favoritas de Graciela Montes es "ocasión". La usó para nombrar el que tal vez sea su texto más conocido, "La Grán Ocasión: la escuela como sociedad de lectura". La mencionó en la entrevista que le dio a Mario y también lo hizo en este encuentro del Ciclo Loqueleo:

"Yo siempre tengo la convicción de que tuve mucha suerte, porque tuve buenas ocasiones. Buenas oportunidades. Lugares que se abrieron. Los griegos llamaban Kairós a esa apertura que se da a veces para que uno pueda hacer cosas. A veces se dan, a veces no. Y no dependen de uno, no? Son ocasiones".

(…)

"Hay ocasiones en la vida en que uno, de alguna manera, puede aprovechar para reformular las cosas, ¿no es cierto? Aun las ocasiones que no son gratas. Y eso, no sé si diría virtud, pero es una condición que me reconozco: poder darme cuenta de cuando se abren esas ocasiones. (...) Eso me cambió bastante, me cambió una soberbia que yo tenía. Esas opiniones un poco iracundas, muy contundentes. En ciertos giros de la vida, uno aprende a matizar, a ver otras cosas, a ver que las cosas son complejas, a ver de otra manera algunas cuestiones. Perdí soberbia. Y cada vez la voy perdiendo más". (sobre la operación que le hicieron por un cáncer de mama en el comienzo de los 90).

Copio estos fragmentos porque si bien no son, necesariamente, contundentes, me llegan. Simbolizan su recorrido y me hacen reflexionar sobre qué estoy recorriendo yo. Y también porque creo que, a veces, es posible enriquecerse de lo simple, de lo que se cuela cuando uno afina la escucha.
© Circo Golondrina • Theme by Maira G.