3.11.17

Con los errores se inventa

"Si al pasar a máquina un artículo resulta que escribo 'Lamonio' en lugar de 'Laponia', habré descubierto un país nuevo, perfumado y boscoso: sería una pena expulsarlo del mapa de lo posible con la goma de borrar; es mejor explorarlo, como turistas de la fantasía".

Es lo que dice Gianni Rodari, en Gramática de la Fantasía, un libro repleto de interesantes consignas para inventar historias. En el capítulo que habla sobre el error creativo, Gianni se concentra en la posibilidad de escribir en función de los deslices que a veces aparecen. Nos aconseja a aprovecharlos (sea algo voluntario o involuntario) en lugar de desecharlos. Para él, cada error conserva la posibilidad de una historia.

El error existe porque hay algo que consideramos un acierto. Equivocarse es no acertar, no darle al blanco. Si bien para muchos de nuestros objetivos es fundamental que todo "salga bien", pienso que sirve cultivar, al mismo tiempo, deseos creativos cuya única expectativa sea "a ver qué sale". Tener un plan que no necesariamente deba salir de determinada manera. Un espacio reservado para ejercitar libremente nuestra capacidad de equivocarnos y usar ese error para crear algo.

"Con los errores se aprende, dice un viejo proverbio. El nuevo proverbio podría decir que con los errores se inventa". Así cierra su capítulo Rodari, así cierro este post.
© Circo GolondrinaMaira Gall