17.10.17

Jugar a ser felino por un día

Perdí la cuenta de cuántas películas exploran la posibilidad de cambiar de cuerpo con otra persona sin querer. Madre con hija, padre con hijo, cambio de lugar entre amigos. Ya no es una trama muy novedosa pero siempre funciona. Creo que engancha por lo absurdo, porque causa gracia y porque nos descoloca imaginar cómo sería si nos pasara algo así.

¿Yo y mi gato?, de Satoshi Kitamura y En las Nubes, de Ian McEwan son dos libros que cuentan algo bastante parecido. Los personajes principales, por motivos distintos, cambian de cuerpo con su mascota. Un día son niños comunes, que juegan y van a la escuela. Otro día son gatos.

¿Yo y mi gato? apunta al sector infantil y En las Nubes se vende en la sección de adultos, pero ambos son aptos para todo público. Literatura sin adjetivos, si las hay. Además de permitirme recomendar su lectura, propongo este juego creativo para imaginar, dibujar o escribir: ¿qué pasaría si cambiaras de lugar con tu propia mascota, o con la de un vecino, por ejemplo?

En este momento no vivo con mascotas, pero hay dos gatos con los que convivo, digamos. Uno es macho, modelo Garfield, lo más vago que vi en mi vida. No corre, no salta, no juega. Apenas se desplaza por las terrazas de los vecinos y se tira adonde haya más sol. Su única actividad más deportiva es arruinar macetas. Después, hay una hembra que es todo lo opuesto. Vive en una casa de la vereda de enfrente. Flaquita, mimosa y simpática. Da vueltas y vueltas por la cuadra todos los días, salta de acá para allá, saluda a todos los que pasan. No le tiene miedo ni a los perros ni a los autos.

Trato de imaginarme en el lugar de uno de ellos y no sé cuál elegiría. Mismo con sus personalidades tan distintas, tienen en común esa aura misteriosa típica de los gatos. No sé qué harán a la noche, si tendrán otros amigos gatos, si se pelean, o si sólo duermen. Ni hablar qué pensaran ellos de nosotros, los humanos del vecindario.

Me voy a escribir a ver qué sale.
A vos, ¿qué se te ocurre?

PD: En las Nubes está dividido en capítulos que relatan distintas aventuras del protagonista Peter Fortune. El intercambio de vida con su mascota es apenas uno de varios episodios fantásticos. Todos se merecen un tiempo de lectura y juego.
© Circo GolondrinaMaira Gall