17.10.16

Cómo desbloquear la creatividad I

Desbloquear la creatividad no es algo sencillo. Por eso, me pareció que sería una buena estrategia (¿ya dije que adoro una estrategia?) organizar esta misión para hacerla un poco más fácil. De manera general, creo que es posible dividirla en 3 pasos:

I    Identificar y Reconocer los bloqueos.

Entonces... vamos a la PARTE 1:

Una de las primeras reflexiones que propongo en el Taller de Creatividad es admitir nuestros bloqueos. Hay confesiones que salen siempre, que todos las tenemos en la punta de la lengua. Luego, aparecen las que nos cuesta reconocer. Ciertos bloqueos que desconocemos o que no queremos ver.
Para romper el hielo me gusta usar un juego de la oca. Recuerdan cómo funciona el juego de la oca, ¿no? Hay un camino a recorrer, se tira el dado para atravesar los casilleros y, en el trayecto, pueden aparecer oportunidades para avanzar más rápido o la mala suerte de tener que retroceder.

Como es un juego hecho especialmente para el Laboratorio este viene con trampa. Los casilleros coloridos representan las ideas, los objetivos, y el que cae ahí sí o sí tiene que levantar una carta.


Lo que suele pasar es que los jugadores empiezan a irritarse ya que se complica bastante llegar al objetivo final. Porque las cartas dicen "Me encanta pero me da vergüenza. RETROCEDO 2 CASILLEROS" o "Seguro me la van a criticar. ME QUEDO EN ESTE CASILLERO HASTA LA PRÓXIMA RONDA" y, quizás, "Mi vida es un lío en este momento y no tengo tiempo. VUELVO AL INICIO".

Muy obvia la metáfora: los impedimentos traban el desarrollo de las ideas... y en su mayoría son excusas que disimulan miedos y prejuicios.

Las frases no afectan a todos directamente pero la que le toca al otro muchas veces hace ver los bloqueos del camino de uno. Al final del juego se ponen, en un sentido literal, todas las cartas sobre la mesa. Hacemos un intercambio y elegimos la impensada, la favorita, la que más cuesta soltar.

Podes hacer tu proprio juego, dibujar tus propias cartas. Compartir la experiencia con otros participantes para ver qué aporta cada uno y en dónde te reconoces. Si buscas un ejercicio aún más fácil, nunca falla hacer una lista. Podes enumerar punto a punto, tus frases más comunes, las que más repetís y escuchas.

Algunos ejemplos:
"No me animo"
"Mejor no. Es una pérdida de tiempo"
"Esto no es para alguien como yo"
"No es una idea original"
"No sé por donde empezar"
"No estoy suficientemente preparado"
"Mejor ni empiezo porque me conozco y sé que lo voy a dejar"
Y así...

En la PARTE II de "Cómo desbloquear la creatividad" definimos y limitamos esos impedimentos. Verles bien la cara - y entenderlos - los va a achicar, te aseguro.
© Circo GolondrinaMaira Gall