31.10.16

Cómo desbloquear la creatividad III

Retomando el hilo: la PARTE I arrancó con la tarea de identificar y reconocer lo que nos bloquea. En la PARTE II tratamos de definir y limitar esos bloqueos. La PARTE III propone generar una actitud de cambio


Estas son algunas decisiones y actitudes que pueden ampliar el horizonte de tu creatividad:

equivocarse
Lo que consideramos error existe porque hay algo que consideramos correcto. Es una norma de valoración cultural que achica el espacio para la creatividad. En lugar de ver el error sólo como algo malo podemos pensarlo como disparador de un proceso creativo: equivocarse también significa buscar nuevas soluciones

arriesgarse
Tenes que asumir el riesgo para saber qué podes hacer, hacia dónde podes llegar. Sí, vas a sufrir porque no te sale, vas a luchar con tu ego, vas a chocarte con tu falta de habilidad para muchas cosas. ¿Tan grave es?

modificar lo conocido
Seguro ya escuchaste - o dijiste - algo como "Tengo nuevo horario de trabajo, ahora salgo una hora antes y me cambió la vida" o "Si estaba tan cerca, ¿por qué tardé tanto en venir acá?, está genial este lugar". A veces un cambio sutil en las elecciones diarias, sobre todo en los hábitos rutinarios, lleva a observar nuevos detalles y a vivir cosas nuevas.

postergar el juicio
No juzgues las ideas antes de conocerlas bien. Mínimo, hasta que tengan un cierto nivel de elaboración. Se merecen ese tiempo. Hasta conviene darles una segunda oportunidad para saber si tienen algún potencial que no llegaste a ver.

volver a jugar
"Realizar una actividad con el fin de divertirse o entretenerse", eso es jugar. También te hace relajar, bajar la ansiedad y usar la imaginación de otro modo. Podes, incluso, buscar un canal artístico como forma de juego: dibujo, pintura, cerámica, fotografía, danza... Para aprender la parte técnica si sentís que es lo que te falta o, simplemente, disfrutar.

olvidar la utilidad
Lo que creás no necesita tener una función, no tiene que "servir" para algo en especial. 

reconsiderar el tiempo
Ya sé que están las responsabilidades, el cansancio, el momento de descanso. Pero... ¿realmente no tenés media hora libre en tu día? Creo que con pocas excepciones, la mayoría de nosotros cuenta mal el tiempo y hay una tendencia a magnificar la realidad. Tampoco necesitamos hacer TODO lo que queremos hacer hoy, ahora. Para eso claro que no hay tiempo. ¿Qué tal probar una cosa de cada vez?

bajar las expectativas
Tener grandes sueños es maravilloso pero no podes dejar que su tamaño te achique. Mantener las expectativas bajo control quita peso a la hora de arrancar y evita desilusiones.

sostener
Tu empuje tiene que sostenerse en el tiempo para que influya, para que sea eficaz. Mantener la constancia no es fácil, ya sabemos. El consuelo es que cuesta más a principio y después mejora.


Por experiencia propia diría que no se puede querer hacer todo distinto de un día para el otro. No creo que sea cuestión de romper a la fuerza lo que nos bloquea. La actitud de cambio está en tomar consciencia, cuestionar si es necesario actuar según determinadas reglas y animarse, entonces, a mover algunas piezas. Como si fuera un juego, insisto.
© Circo GolondrinaMaira Gall