12.9.16

Actitud Creativa KARINA CHAVIN

Santelmo te puede dar una sorpresa distinta cada vez que vayas. Antigüedades, artesanías, casas perdidas en el tiempo, personajes muy vivos... ARTE de todo tipo. En una de las primeras veces que fui al barrio exclusivamente para pasear conocí el trabajo de Karina Chavin y fue una sorpresa inolvidable.
Para mí, entrar en su local es trasladarse a un festival. De gatos que forman ciudades, de mujeres que juegan con su mirada, de piernas que bailan su propia música.  Todos los cuadros y demás objetos son coloridos, frescos y auténticos. Con los mismos adjetivos podría definir la sonrisa de Karina. Por eso hoy te invito a que disfrutes de su #ActitudCreativa como la vengo disfrutando desde que la conocí.


Cómo empieza tu historia con la pintura?
Desde muy chica siempre me gustó pintar. Yo me acuerdo que iba a la casa de mi abuela, tenía que tomar la leche o merendar y me ponía a copiar todo lo que había arriba de un mueble. Estaba todo el tiempo dibujando. De chica sabía que iba a estudiar pintura, dibujo o algo relacionado con el arte. Después, en el mismo año me anoté en diseño gráfico y en Bellas Artes. Cursé diseño a la mañana y Bellas Artes a la tarde y me quedé finalmente con Bellas Artes. Hice pintura y cultura.


Y cómo empezaste a dedicarte profesionalmente a la pintura?
Yo pintaba en la escuela y quería buscarle la vuelta para vivir de lo que estaba estudiando. Mientras estábamos estudiando con una amiga hicimos algunas piezas de cerámica. Ella se encargaba más de lo grueso y yo pintaba y las vendíamos en reuniones. Y cuando me recibí se me ocurrió poner un local. Empecé en una galería en el 95. Tenía mitad artesanías y mitad cuadros, más o menos. Con el tiempo empecé a dedicarme más a la pintura que es lo que más me gusta.

Siempre hiciste mujeres?
No. Primero estaba medio obsesionada con Dalí, entonces hacía algo medio mezclado, con paisajes y cuerpos mezclados pero no rostros. Después empecé con piernas, de la cintura para bajo, después cuerpos, cuerpos sin cabeza y ahí con las caras de mujer. Caras más gorditas que son las Olivias y ahora con la caras un poco más definidas.



Hay una explicación para pintarlas?
Sabes que no sé. No tengo idea. Yo creo que es empezar, a ver como sale y es como que lo vas perfeccionando, dedicándole más tiempo, observando más. Pero no se por qué, cual fue el camino. Como te obsesionas... ahora tengo todas caras. Mira, yo tengo foto de todo, de todos los cuadros y hay un programa de la compu que las acomodó de tal manera que puedo ver en orden lo que pinté en tal mes de tal año, por ejemplo. Como que se acomodó por tema y vas a ver que si estoy enganchada con las rosas, se repite en la pareja de tango, en el gato y en la cara de una mujer.


Si estas mujeres tuvieran una voz, qué te dirían?
Yo creo que expresan una serenidad. Las que más me gustan a mi son las que tiene un solo ojo. Porque me parece que en el caso de las que tiene dos es como que ves a la mujer y el fondo viene después. Y cuando yo le hago un solo ojo ves como todo un conjunto. Ves las flores, ves la personas pero ves también el entorno.

Ellas son tu marca registrada, tu identidad. Y, por eso mismo, ya viviste plagios...
Ah... los copiones. Me parece raro, me parece de cuarta. Primero que una persona se ponga un local con pinturas que no son propias. Después me parece terrible que den clase promocionando un seminario de pintura y que el fondo de la publicación sea mi cuadro y diga algo como "si lo queres lo tenes, llevátelo a tu casa" y que ni siquiera me nombren. Qué se yo... me parece raro que se venda y se enseñe así.

Más te molesta que te halaga, entonces?
Hay gente que viene y me dice "mira, hice como tu cuadro", me lo muestra, me manda fotos. Y ahí está todo bien. Pero lucrar y hacerse dueño no. Eso es feo. Tampoco es que me moleste tanto... me pone incómoda! No me da la cara para ir y decir "me estas copiando", no me animo.

Qué lecciones te ha dado tu vida dedicada a la creatividad?
Aprendí que a veces es difícil. Cuando te copian, por ejemplo, la parte creativa es la que más sufre. Porque es todo un proceso. Al principio cuando empecé a pintar no me parecía maravilloso lo que pintaba. Tenía ganas de pintar pero no se me ocurría nada. Dibujaba algo y no me parecía lindo. No eran lindos los colores, no era expresivo. A veces también pasa que le pones mucho a algo que haces y recibís un comentario que te cuestiona. También aprendí que la creatividad te saca de cualquier lado... Que el país, que las ventas, que la plata... y a lo mejor sos feliz dibujando algo y solo pensas "que buena idea se me ocurrió" o cuando viene alguien y te dice "esto es maravilloso". Lo que provocas en el otro es muy gratificante.


Hubo un reto mayor que tuviste que superar?
El primer paso fue alquilar mi primer local. Para mi me fue siempre bien, no tuve grandes inconvenientes... o será que soy yo la que me conformo con lo que tengo. Siempre despacito pude darme mis gustos. Me encantaría ser millonaria y cotizar muchísimo pero vivo de lo que hago y eso ya es muy lindo.

Además de este lugar físico... tenes alguna especie de estudio mental donde creas?
Puede ser eh. Creo que tengo como compartimientos, son distintos salones. Yo estoy pintando algo y ya estoy pensando en el próximo. El cuadro que hago es un disparador, te da ganas de hacer otro y ahí se te ocurre qué le vas a poner. No me acuerdo que pintor dijo que los cuadros no se terminan, es uno que se cansa de verlo y lo deja. Así que tengo en mi mente las cosas que aún tengo ganas de hacer.



Vos vivís de lo que creas. Cómo conviven artista y comerciante?
A veces bien, a veces no tan bien. Si veo que a alguien le gusta mucho un cuadro, si veo que lo valora. quizás no me molesta rebajar. Pero poner un cuadro en promoción, que es algo que una tienda de ropa hace, por ejemplo, me cuesta. Lo hice pero no tiene resultado tampoco, porque un cuadro cuando te gusta, te gusta. Sí fui haciendo cosas como incorporar el pago en 12 cuotas. Y eso fue buenísimo porque hay gente que le gusta el cuadro y antes lo que hacía era llevarse una lámina. Y ahora lo que hace es pagar un cuadro en 12 cuotas. Se da el gusto y se compra un cuadro en lugar de un par de zapatos.



Cómo haces para ser tu propia jefa, para mantener la constancia?
Yo creo que no podría estar sin pintar. Si no tengo bastidores me pongo a acomodar, cambio las cosas de lugar, limpio, quieta no me quedo. Pintar me conecta, me relaja, te tranquiliza. puedo estar horas y horas pintando y pinto prácticamente todos los días. Yo creo que si te gusta, lo haces constantemente. Te vas de vacaciones y un lápiz y un anotador tenes para dibujar.


Y qué te inspira de lo que te rodea?
A veces veo como mis cuadros en otros, asocio con lo que yo hago. Me gustan los rostros de mujer. El italiano Fornacetti, por ejemplo, me encanta. Y otras cosas que veo. El año pasado, en un viaje, me había gustado el estampado de un vestido. El vestido no lo compré porque era de Valentino pero cuando volví hice un cuadro inspirado en ese estampado. Ella se llama Valentina. Y después hice toda una serie de chicas con esos vestidos y el fondo también con ese estampado.



Cómo definirías tu Actitud Creativa?
Creo que es todo muy impulsivo. Creo que yo no pienso, no digo "voy a hacer tal cosa". De hecho, a veces cuando me preguntan "qué quisiste hacer cuando dibujaste esto?" yo no tengo la menor idea. No le busco el significado. A mi me parece que muchos de mis cuadros son simpáticos. Las caras redondas son tiernas, coloridas. Las chicas y las flores tienen su romanticismo.Y hacia eso también va mi ojo.
© Circo GolondrinaMaira Gall