8.8.16

Otro lugar para la CREATIVIDAD

En la década del 40 un señor llamado Maslow elaboró toda una teoría de la cual hacía parte una pirámide de necesidades. Digamos que hizo una lista, etapa por etapa, de lo que el ser humano necesitaría satisfacer primero para luego ampliar sus anhelos. La dibujó más o menos así:

Después salieron otras teorías que criticaban esa estructura. "Nuevos"conceptos que organizaban las necesidades de un modo distinto pero... igualmente vertical. Hoy no sé decir en que capítulo de la novela andarán los teóricos pero tengo la sensación de que aún seguimos viendo la necesidad de expresar la creatividad como algo ajeno y exclusivo para pocos. 

La ven allá arriba en la cima, como si fuera el último premio, casi imposible de acceder?

Entiendo que lo que está en la base es verdaderamente esencial pero... y si probamos pensar el resto de las necesidades de un modo menos jerárquico? No les parece que el ejercicio de la creatividad podría llevarnos a tener mayor confianza, por ejemplo?

Empecé con esas preguntas preparando un encuentro del Laboratorio de Creatividad. En su momento me atreví a romper la pirámide para proponer una solución redonda. Hoy me atrevo a compartir el borrador:

En la base las iniciales de las necesidades fisiológicas y después todo mezclado
con puntos de colores (hagan fila para estrangularme, economistas e ilustradores...)
Creo que organizar nuestras necesidades de modo circular las deja más accesibles. En este nuevo dibujo (juego?) se mezclan, se ayudan y se TURNAN porque no dependen exclusivamente de un orden de construcción.
Me hace acordar as las esferas de nieve que cambian de paisaje después que uno las balancea o a las bolas de cristal que se animan a predecir el futuro. Como sea que lo quieras ver, nunca dudes: el lugar que elijas para satisfacer la creatividad te va a dejar muy cerca de realizar otros anhelos.
© Circo GolondrinaMaira Gall