IMAGEN PRINCIPAL

IMAGEN PRINCIPAL
"Volver sobre sí y sondear las profundidades de donde proviene su vida; en su fuente encontrará la respuesta a la pregunta - si debe crear. Admítala como suene, sin utilizarla. Acaso resulte que usted sea llamado a devenir artista. Entonces tome usted sobre sí esa suerte y llévela, con su pesadumbre y su grandeza, sin preguntar jamás por la recompensa que pudiera llegar de fuera. Pues el creador tiene que ser un mundo para sí y en la naturaleza, a la que se ha incorporado." (Rainer M. Rilke en Cartas a un joven poeta)

LLUVIA Y LLANTO

Veo esta ilustración y siento que mi tocaya Julieta Ateiluj me vió llorando alguna vez. Es exactamente mi estilo: no me gusta la tristeza, sufro todo de una sola vez, lloro hasta regar un jardín entero y listo, ya pasó, mira que lindo que está el día, que linda que es la vida... Como si las lágrimas me lavaran hecho lluvia.


Supongo que cada uno tiene su propio llanto, sus propias penas. Pero me acordé, también de Cortázar, que ofrece un manual universal de instrucciones para llorar:

"Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos."
© Circo Golondrina • Theme by Maira G.