19.1.15

Actitud Creativa: MEY CLERICI

El día que vi por primera vez una ilustración de Mey fue, también, el día que me enamoré de su trabajo. Todo tenía una mezcla especial de dulzura, delicadeza y transparencia que me llegó directo al corazón. Poco tiempo después, tuve la feliz oportunidad de conocerla personalmente y hacer un taller de ilustración con ella. Ahí entendí lo que me había pasado. Descubrí que Mey tiene ese poder que muy pocas personas tienen: lograr ser adulto y niño al mismo tiempo. Y, como si fuera poco, nos mira y nos convence que todos podemos hacer lo mismo.
Ahora Mey está, literalmente, del otro lado del mundo, en plena jornada de Pequeños Grandes Mundos. Mientras ella comparte su talento y también aprende con los niños de allá, acá les dejo esta oportunidad para que la conozcan y se encanten como yo.

- Por qué sos ilustradora?
Dibujo desde chiquita, como todos los chicos, siempre fue mi juego favorito y eso nunca se cortó. De más grande hice hice talleres de dibujo y pintura, después hice el Magisterio de Bellas Artes. Hasta que explorando por dónde seguir, me crucé con el mundo de la ilustración y me enamoré mucho. Sentí que ilustrar completaba el sentido que para mí tenía dibujar. Siempre me gustó escribir e inventar historias. Ilustrar para mí es eso: escribir con imágenes.


- Qué es lo mejor de tu profesión?
Lo mejor para mí es que, aún en momentos en que no tengo ganas de trabajar, el compromiso pasa por dibujar. Yo dibujaría de todas formas ‎si no trabajara de esto, y encima es un trabajo y se me paga. Y además los trabajos son siempre distintos. Un día amanezco dibujando un personaje para ropa de chicos y otro día anochezco ilustrando un cuento. Cambia todo el tiempo. Procuro no aburrirme nunca y que se mantenga como un juego todo lo que puedo.

- Cómo superas esos momentos en que no se te ocurre nada?
Cuando me trabo con un dibujo que tengo que hacer no suelo insistir. Me voy a dar una vuelta, voy a colgar ropa a la terraza, me aprendo una canción para cantar o lo que sea que me saque de ese lugar. Y entonces vuelvo. La cabeza sigue funcionando y buscando caminos alternativos por donde avanzar pero sin tanta presión.


- Cuál es tu proyecto actual de trabajo? 
En general suelo hacer muchas cosas a la vez. Me gusta trabajar y por eso siempre suelo andar con mil cosas distintas. Pero este año emprendí un viaje. Me sumé al proyecto Pequeños grandes mundos‎ y por eso voy a estar viajando por distintos lugares del mundo todo el año dando talleres libres y gratuitos de arte a chicos. Porque desde siempre mi vida se armó entre estas dos cosas: la ilustración y la docencia.  Así que este año voy a ser una ilustradora itinerante y por ese motivo me comprometí con menos proyectos de ilustración. Estoy ahora ilustrando un libro para una editorial española. Más adelante voy a estar ilustrando otros libros también. Y sacando fotos, escribiendo, inventando cosas. Y sobre todo aprendiendo lo más que pueda de la gente y los lugares que conozca.

Mey, Ivan y pequeños ilustradores de Pequeños Grandes Mundos

- Que recomendación darías para los que se quieren dedicar a ser ilustradores?
No existe la carrera de ilustración en Buenos Aires. No te anotás en la facultad, te recibís y después buscás trabajo en el diario. ‎No funciona así. Para ser ilustrador necesitás estar en movimiento constante: hacer talleres, leer libros, mirar y conocer ilustradores, sentarte muchas horas a experimentar y probar cosas. Y sobre todo observar. Tener una actitud observadora. 


- Por último, cómo tu definirías tu Actitud Creativa?
Para mí el ejercicio de la creatividad es constante. Es una actitud o una mirada frente a la vida en general. Desde no ir siempre por el mismo camino al lugar donde voy a dar clases, perderme un poco en la ciudad y encontrar cosas nuevas en la calle, mirar a la gente en el colectivo e imaginar quiénes son o inventarme muchos proyectos que quizás nunca ven la luz‎ pero me divierte imaginarlos. ‎Mantener la cabeza en modo juego siempre. 



© Circo GolondrinaMaira Gall