20.10.14

CADA UNO VE SU PROPIO HUEVO

El español David Vela es un premiado humorista gráfico, dueño de una visión repleta de humor y color. Una de sus creaciones más populares, Picasso vs Dalí, representa muy bien como la mirada de cada uno define, según criterios propios (nuestra genética, herencia familiar, época, estilo...), la realidad que se observa.


En esta obra el objeto retratado es un huevo. Podría ser cualquier cosa. Cada uno ve con sus propios ojos e interpreta lo que quiere, lo que puede. Mientras, está, automáticamente, creando su definición y, por lo tanto, demarcando sus límites.
Creo que, generalmente, actuamos en función de nuestras suposiciones sin, ni siquiera, cuestionar porque estamos absolutamente convencidos de que el mundo, las personas y sus sentimientos son como lo vemos nosotros. Cuesta mucho ponernos en el lugar del otro para saber lo que realmente pasa por su cabeza y corazón. Mientras, especulamos, adivinamos (inventamos!) diálogos y hechos imaginarios que involucran segundas y terceras personas.
Me gusta porque, en el caso de esta obra de David, los protagonistas son dos personalidades muy famosas. Mejor aún, dos egos muy famosos. Por momentos, hasta parecen estar compitiendo como dos niños a ver "quien hace el dibu más lindo". Y es divertido imaginar que, seguramente, cada uno tiene certeza absoluta de que el suyo es el mejor, el más "algo".
Por otro lado, también me divierte el ejercicio de agarrarlos y cambiarlos de lugar. "Picasso, a ver, vos ponete a pintar acá. Dalí, vení vos para este lado". No dudo que protestarían bastante pero, tal vez, podrían llegar a observar que el cambio permite ver otra luz, otros colores, otra dimensión de las formas.
© Circo GolondrinaMaira Gall