2.9.14

QUE NO PASEN SIN QUE TE DES CUENTA

Hoy me desperté con esta perlita de Liniers.


Pensé, obviamente, en Baricco, Mi favorito desde que tengo 16 años. Y me acordé de esta cita que aparece en Océano Mar, el primer libro de él que leí, el que me hizo eterna fanática.

"Poi non è che la vita vada come tu te la immagini. Fa la sua strada. E tu la tua. E non sono la stessa strada. Così... io non è che volevo essere felice, questo no... Volevo salvarmi, ecco: salvarmi. Ma ho capito tardi da che parte bisognava andare: dalla parte dei desideri. Uno si aspetta che siano altre cose a salvare la gente: il dovere, l'onestà, essere buoni, essere giusti. No. Sono i desideri che salvano. Sono l'unica cosa vera. Tu stai con loro, e ti salverai."

En una traducción muy libre: la vida no es como la imaginas. Ella sigue su camino y vos el tuyo. Yo no quería ser feliz, yo quería salvarme. Pero entendí tarde qué tenía que caminar al lado del deseo. Uno espera que otras cosas salvan a las personas: la honestidad, ser bueno, ser justo. No. Son los deseos que salvan. Quédate con ellos y te salvaran.


Sumé eso a tantas cosas BUENAS que estuve masticando en mi cabeza y corazón esta semana... Definitivamente, los deseos no pueden pasar sin que uno se de cuenta. Hay que estar con ellos. Identificarlos, buscarlos, seguirlos. Para saber exactamente de qué nos pueden llegar a salvar.
© Circo GolondrinaMaira Gall