9.3.14

LA MIRADA NO SE COPIA

Hacía siglos que no caminaba por Palermo. Y me encontré con esto:

cartel del local

vidriera

Sentí que las mujeres de esos cuadros me miraban. Con vergüenza y tristeza, como si pidieran auxilio. ¿Saben por qué? Porque ellas saben que yo sé. Saben que la mirada es algo que, felizmente, no se copia.

Es que cuando las auténticas mujeres de Karina Chavin te miran...no tiene comparación. Su mirada es única, infinita. Son sirenas seduciéndonos.

Soy hija de una artista increíble. Quien, de hecho, siempre rehusó esa palabra y prefirió, toda la vida, ser llamada de artesana ya que todo lo que hace lo hace con las manos. Con ella aprendí el valor del arte, cuanto cuesta hacer cada cosa que haces - en términos de tiempo, costo de materiales, esfuerzo físico y emocional. Aprendí que cada artista elige lo que comparte. Y que todo lo que pasa por lo sentidos inspira.

Es muy común que personas en diferentes lugares del mundo terminen creando algo parecido. También es común hacer relecturas de obras de las cuales uno se enamora o que logran llegar hasta el inconsciente. Pero de ahí a COPIAR y VENDER como si fuera tuyo, es otra cosa.

Esa es mi opinión según lo que aprendí.
Entiendo que hacer arte es algo muy subjetivo. Sentirlo también.
¿Ustedes que sienten? 
© Circo GolondrinaMaira Gall