26.12.12

Y por hablar en estos residentes...

Estar en Río, como ya dije más de una vez, no significa necesariamente estar de vacaciones.
Tengo la suerte (?) de que gran parte de mi trabajo la puedo hacer desde acá. Y, encima, me da derecho a disfrutar de distintas oficinas de lujo. Puedo estar en el jardín, en la galería, o acá, en el taller de mi mamá, lugar más fresco de la casa.
Por general, además de la tranquilidad y del aroma delicioso de estos pagos, tengo compañía extra. Mis papis, si están en casa, los perros afuera, algún picaflor que viene a revolotear y, casi siempre, ellos: Ricardo y Nero.
A la hora que sea. Durmiendo al lado si es de día. Despiertos al lado, si es de noche.


 Ya se levantan ni bien me ven llegando.

 Ricardo se acerca...

 mientras Nero, el "Preto" viene del otro lado....

 y me coquetea :o)

Y se la pasan atentos a mis movimientos para seguirme si me levanto.

Quien dice que los gatos son poco compañeros definitivamente nunca convivió con ellos.
© Circo GolondrinaMaira Gall