10.5.11

Pequeños grandes lujos

Ni bien despertarse y ya pensar en la familia.
Saludar a la persona que queres a la mañana y decirle con un beso "que tengas buen día".
Desayunar un martes a las 9h30.

Tomar mate con "Olivia y su cafecito" acompañandome.

Recibir la invitación de casamiento de una gran amiga con el título de "a la madrina".


Pequeños grandes lujos que no tienen precio.

"De vez en cuando la vida nos besa en la boca y a colores se despliega como un atlas, nos pasea por las calles en volandas, y nos sentimos en buenas manos" (J.M. Serrat)
© Circo GolondrinaMaira Gall