11.5.10

Oliiiiivia, Oooolivia, Oliiiviaaa!

Si hay una cosa que sé hacer es valorar los pequeños placeres de esta vida. Por ejemplo, si logro llegar un rato más temprano del trabajo, me siento a verla a Olivia, la cerdita más simpática del planeta.

Como tengo la suerte de estar en contacto con muchos pequeños en mi familia, la descubrí ni bien estrenó por la tele (acá en Argentina, por Playhouse Disney). Los capítulos están inspirados en los libros del autor e ilustrador Ian Falconer y ella me conquistó con su visión tan sincera y descomplicada. Una especie de Mafalda pero más dulce y sin preocupaciones políticas. Olivia está más cerca de las relaciones humanas, sobre todo familiares.
Me identifico con ella cuando juega con su hermano más chico - y cuando descubre que cuando sean grandes el va a ser "más grande" que ella. Cuando cuestiona a los adultos, cuando tiene un amigo muy bonachón que viste un buzo grandote y siempre le hace el aguante. Y cuando todos juntos la quieren ahorcar....
Como si fuera poco, la canción de apertura es extremadamente animadora y bailable. La miro, tomo unos mates, como las 2 tostadas con mermelada de durazno y estoy lista para arrancar lo que me queda de trabajo para hacer en casa. Con gusto!
© Circo GolondrinaMaira Gall