3.2.10

Warhol, Chagall y Vicze

"Jardin Noche Oscura del Alma", por Vicze

Se puede decir que el día hoy en Buenos Aires no fue nada aburrido. A la mañana llovió bastante, después salio el sol con muchas ganas de generar calor. A la tarde volvió a llover y así quedó el cielo, entre un mojo y no mojo hasta que a la noche finalmente se largo (está largando) una gran tormenta, inclusive con granizo por algún lado.
A todo momento el cielo era una pintura distinta e, inspirados por las capas de colores, aprovechamos la tarde libre para ir al Malba y ver la expo de Andy Warhol, que esta en su ultimo mes.
Fue un paseo corto, no voy a mentir. No había muuucha cosa para ver y la verdad que no es el tipo de obra que me llega al corazón, pulmón o cualquier otro órgano que no sean los ojos. Pero bueh, uno medio que siente que TIENE que ver esas cosas.
Además, ir al Malba es siempre un gusto, porque es una sobre dosis de lineas rectas, de blancura, de una claridad y limpieza que hacen bien a la vista. Adoro el espacio físico del Museo y algunas de sus obras de colección permanente: los cuadros de Antonio Berni, los dibujos de Xul Solar, el trabajo de las brazucas Tarsila do Amaral y Maria Martins. Y la terraza del edificio que, hoy, estaba particularmente gris y elegante.
De allí, para estirar la caminata, fuimos al Paseo Alcorta buscando un helado o algún chocolate, como para endulzar un poco el paladar, luego de tantas latas de Campbell's. Y en vez de ser un shock cultural el paseo museo x shopping, termine extendiendo mi día artístico adentro de la librería Yenny. O mejor, saliendo de ella, con un libro de Chagall bajo el brazo. Una de esas preciosuras que la editorial Taschen nos ofrece a precio simpático.
La cereza del postre quedó para el final de día. De Palermo directo a Vicente Lopez para buscar "Jardin Noche oscura de mi alma", cuadro pintado por la increíble y dulce Vicze. La obra es suya eternamente pero a partir de hoy soy la más-que-contenta "cuidadora" oficial.
Así que ahora estoy acá, mirando la lluvia por la ventana, con Chagall a upa y las flores de Vic mirandome, colgadas en la pared. Nada aburrida.
© Circo GolondrinaMaira Gall