18.10.09

Me gusta la gente

A veces pienso que mi mayor pecado es pensar que las personas me conocen como yo las conozco. Aún peor: pensar que les gustaría conocerme como a mi me gusta conocerlas.
Y aunque ya sea grande lo suficiente para saber que no todos miramos las cosas de la misma manera, me cuesta entenderlo en la practica.
Estas palabras de Mario Benedetti hablan de la gente que a el le gustaba. De las cualidades que le llamaban la atención y despertaban su interés. Y aunque este totalmente de acuerdo con él, me doy cuenta que cuando pienso en la gente que a mi me gusta, no pienso en "me gusta la gente que...".
Me gusta la gente y punto. Es mi vicio inherente.
.
"Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.
La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.
Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño (...).
Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de si, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio. (...)
Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.
Me gusta la gente que con su energía contagia.
Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera. (...)
Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón. La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegria, la humildad, la , la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduria, los sueños, la humildad, el arrepentimiento, y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE. (...)"
© Circo GolondrinaMaira Gall