9.5.09

Mañanas formales

Ayer a la mañana me paso uno de esos episodios descolocantes del día a día. Salia temprano a trabajar, medias, tacos, pollera en la cintura, saco, pañuelo y carpeta con libros abajo del brazo completando mi disfraz de profesora. Iba caminando apuradamente hacia la parada del colectivo cuando encontré a un chico en pantalón, sobretodo y bufanda, también disfrazado. Casi no nos reconocimos; era el profesor de natación.
Finalmente nos saludamos y me quede con los cachetes colorados. Puede parecer una de mis tonterías pero no saben lo raro que fue cruzar normalmente por la calle alguien que siempre me ve en maya, gorra y antiparras.
Que incoherencia, no!? Quedarme con vergüenza porque un hombre me vio vestida.
© Circo GolondrinaMaira Gall