31.7.08

Julio pasado

Una vez más Julio se va. Julio, el mes 07. De la semana de la dulzura y una golosina por un beso. Mes de feriado patrio. Mes de recibir mitad del aguinaldo y contar los días que faltan para cobrar la otra parte. Mes del día del amigo, regalitos que después juntan tierra y horas esperando en el restaurant si te olvidaste de hacer la reserva. Mes de las vacaciones de invierno, películas de dibujito animado y hamburguesas que vienen con juguetes.
Se va julio y uno empieza a pensar que también se va el año, que falta menos de la mitad. Y sigue filosofando cuando se pregunta si será menos de una mitad llena o mitad vacía. Será que hice la mitad de las cosas que planeé en mi noche de año nuevo? Buscar nuevo trabajo, poner la casa más linda. No dejar todo para ultima hora, llevar una vida más sana. Leer un libro por mes, perder los kilos de más y tomar dos litros de agua todos los días.
Acá al lado esta mi vaso por la mitad. Mitad vacío o mitad lleno?
No se si para todo esto hay más gente reclamando o sonriendo. Si son más los desocupados o si hay cada vez menos gente ganando mucho más plata que los demás. No se cuantos nacieron hasta ahora y cuantos se fueron. Si falta mucho para que lleguen las margaritas que le encargue al dueño del vivero.
Lo que se es que va seguir faltando gas porque vamos a tener que seguir secando ropa en la estufa. Que van a seguir cortando la Avenida de Mayo para las protestas. Que el precio de los viáticos por ahora no cambio. Pero me aumentaron los alfajores y la verdura. Un descontrol de presupuesto!
Julio se sigue yendo mientras escribo. Va sin miedo, bajando página por página del calendario. Quisiera atreverme a pedirle que se lleve algunas cosas y deje otras. Que no se moleste por las hojas que se olvido el otoño. Porque las veredas quedan más lindas y uno puede escuchar el ruidito que hacen cuando camina. Pero que, por favor, se vaya con algo de este frío que nos hace querer inventar la frazada de nariz. Que nos permita seguir disfrutando las tardes libres de sol en las plazas y que acompañe a la salida los vientos helados que nos congelan algunos días.
Es más, podría dejar las facturas y los mates calentitos más compartidos que de costumbre y llevarse las mañanas que nos tenemos que levantar temprano. Traernos más frutillas para servir con crema pero llevarse el feo olor de los abrigos guardados que se siente en el tren de las seis de la tarde.
Igual, ya está por venir agosto. Y se acercan más feriados, el Día de la Primavera, los duraznos y jazmines vendidos por todas las esquinas, las vacaciones de verano, las Fiestas.
Puede irse tranquilo Julio, no hay problema. Mientras se lleve la mitad vacía y me deje con la mitad llena. Aunque siete sea más que la mitad de doce, lo sé.
.
El texto fue escrito en julio del año pasado pero la verdad es que en mucho no cambio. Se sigue yendo .
© Circo GolondrinaMaira Gall