21.4.17

¿Recién cuando te jubiles lo vas a hacer?

Valdivino Miguel da Silva trabajó años construyendo casas en Espírito Santo, Brasil. Siempre tuvo ganas de hacer algo diferente, original. Recién cuando se jubiló se dio el gusto: hizo una casa al revés.

Por adentro, la construcción es bastante regular: tiene cocina, baño y habitaciones. El lado de afuera es un antojo realizado en cada detalle.

A su esposa Elisabete no le gustaba nada el proyecto. No entendía por qué lo quería hacer, cuál era el sentido. Ahora que la casa está lista, ya no le parece una locura. La hija de Valdivino lo defiende y asegura que él es muy creativo, que cuando se le mete una idea en la cabeza no hay quien lo haga desistir.

 La realidad es que la construcción se convirtió en punto turístico y parada obligatoria para una foto. Algunos vecinos nomas se resisten y dicen que parece "cosa del diablo".





Vi la nota con esta historia y sus anécdotas y quedé fascinada. Más allá de que la casa se ve increíble, es un ejemplo de una idea que, literalmente, se concretó. Se instaló en la cabeza de un albañil y estuvo ahí hasta que él sintiera que tenía el "permiso" para hacerla en ladrillo y concreto.

Me hace preguntar cuáles son mis ideas que dejo en espera por no saber sé qué me van a decir mis familiares y vecinos (y amigos, y la sociedad, y lo que quieras...), o qué proyectos puedo empezar a construir ahora en lugar de aguardar el momento "ideal". Lo aplaudo a Valdivino por haber insistido aunque no lo entendieran.

Es un doble aprendizaje, pienso. Aún jubilada estoy a tiempo de realizar ideas pendientes. Asimismo, no quiero esperar la jubilación para permitírmelo.
© Circo GolondrinaMaira Gall